miércoles, 16 de septiembre de 2009

3- Desconcierto


Conseguí reaccionar a tiempo para que no se me notara demasiado el desconcierto. Me había quedado totalmente perdida en aquellos ojos que seguían escrutando mi rostro con mirada entretenida. ¿Se estaba riendo de mí?

—Ejem, sí, digo no, es que he dejado el coche un poco lejos y me he empapado —logré articular.

El seguía sonriendo. No pude sostenerle la mirada, me ruboricé y bajé la vista mientras disimulaba y metía el móvil dentro del bolso.

—No me extraña, con la que está cayendo —seguía sonriendo. "Dios, que deje de hacer eso", pensé.

Le tendí las dos carátulas de forma automática. Ya me había olvidado de que mi intención inicial era preguntar por las películas. De todos modos la noche se presentaba larga y seguro que acabaría viendo ambas.

—Mmmm —dijo mientras se fijaba en ellas–. Buena elección, aunque… ¿me permites un consejo? —"Un consejo", pensé, "claro, un consejo".

—Por supuesto —conseguí decir.

—Esta está muy bien, pero si te apetece un buen thriller, te recomendaría “Los Ríos de Color Púrpura”. Es francesa, protagonizada por Jean Reno. Tiene ya algunos años, pero es muy buena.

Francamente, en ese momento no tenía ni idea de si la había visto o no. Probablemente sí, ya que Jean Reno me encanta y al ser cliente asidua acabo viéndomelo todo. Pero mi cerebro estaba demasiado confundido como para pensar.

—No, no la he visto —dije automáticamente—. Jean Reno me gusta mucho, de hecho me encanta… me extraña, pero no la he visto —¿Qué me estaba pasando? ¿No podía pensar o qué? ¿Es que me estaba volviendo loca?

—Yo te la recomiendo, si te gustan los buenos thrillers. Esta que has cogido está bien, pero quizá es demasiado sangrienta para una chica… —dijo contrayendo la cara como quien no quiere ofender a otro.

"Vale, soy una chica, ¡pero con mucho aguante!" Ahora que mi cerebro empezaba a funcionar sentí mi orgullo herido. ¿Qué se había creído, que las chicas no somos capaces de aguantar pelis sangrientas?

—Bueno, a mí eso me da igual. No soy una chica convencional. Me gustan las pelis duras –dije lo más dignamente que pude, esbozando una sonrisa—. Además, ahora que lo pienso, la de Jean Reno creo que sí la he visto. No está mal, pero me pareció un poco floja.

Su sonrisa se amplió aún más. O le estaba haciendo mucha gracia, o había conseguido captar su atención.

—Una chica dura –dijo mientras me guiñaba un ojo.— Grata sorpresa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario