miércoles, 25 de noviembre de 2009

13- El Club de la mujeres que comen sin problemas

El domingo tocaba reunión del “Club de las mujeres que comen sin problemas”. Fundamos el club hace cuatro años mis tres amigas del alma, como suele decirse, y yo para dejar constancia de que nos revelamos contra el sistema y la imposición de que tenemos que comer poco y estar eternamente a dieta. Yo, afortunadamente, nunca he tenido ese problema. Pero alguna de las cofundadoras del club sí que lo tiene, así que, aunque digamos que no estamos de acuerdo con los cánones establecidos, al final resulta que alguna se dedica a comer siempre ensalada cuando quedamos. En el fondo da igual, la cuestión es tener una buena excusa para quedar y vernos cada semana al menos una vez.

Como en cada organización de chicas que se precie, cada una de nosotras es un prototipo de mujer bastante distinta a las demás. Y por ello a Cristina, la más creativa del grupo, se le ocurrió identificarnos a cada una con uno de los personajes de Sexo en Nueva York, pero “de andar por casa” según ella.

Debo reconocer que cuando lo dijo yo era la única que no sabía a qué se refería con “Sexo en Nueva York”. Menudo escándalo, para ellas era impensable que un ser viviente no conociera a Carrie y sus amigas, así que hicimos un intensivo de varios domingos tragándonos la serie hasta que vi todas las temporadas. Debo reconocer que me acabé enganchando y, al final, cuando se acercaba el domingo, empezaba a alegrarme de que el momento de seguir averiguando qué iba a ocurrir se acercaba.

Por supuesto a mí me encasquetaron a Miranda en el acto. No entiendo por qué. Según ellas soy clavada: la mujer trabajadora, seria, responsable, que no anda loca buscando una relación (aunque yo creo que Miranda en el fondo sí la busca)… todo adjetivos nada atractivos bajo mi punto de vista, aunque mis amigas los consideran fantásticos y muy necesarios en la mujer moderna.

A Cristina, que trabaja de secretaria de dirección en una multinacional, siempre le ha encantado escribir. Ella dice que es periodista frustrado, así que nosotras la animamos para que mande artículos a alguna publicación. Yo he leído cosas suyas y debo reconocer que están muy bien. Tiene un blog, el único que leo y sigo por solidaridad, sobre muy diversos temas, que nos obliga a leer y en el que debemos dejar comentarios en todas sus entradas.

Por supuesto, Cristina es Carrie aunque, según ella, algo “desglamouralizada”, osea, con menos glamour. Incluso comparte su afición por los zapatos, si bien no se ha podido comprar unos “Manolos” ni de segunda mano.

Una vez me obligó a acompañarla a la tienda de Manolo Blahnik en Serrano sólo para probarse un par. Fue muy divertido ver su cara de incredulidad ante lo que veía, luego su expresión decidida al pedir unos y por fin las mil veces que se miró al ponérselos con expresión de éxtasis. Menos gracia me hizo cuando se empeñó en que me probara unos yo. Encima eligió ella el modelo, que debo reconocer que deben ser los zapatos más bonitos a la vez que más incómodos que me he puesto en los pies en toda mi vida. Lo cierto es que me hubiera encantado poder comprarle un par, o al menos uno de los zapatos para que lo pusiera de adorno en el salón de su casa.

Cuando salimos de la tienda irradiaba algo extraño, supongo que era satisfacción.

–Al menos ya sé lo que se siente con ellos en los pies –dijo muy digna.

–Ya te digo, menudo dolor… ¿cómo puede nadie andar en puntas? –exclamé.

Se paró en seco y me miró horrorizada, como si acabara blasfemar o insultarla.

–Aiss Paula, te voy a tener que dar un curso acelerado de femineidad porque lo tuyo no tiene nombre…

Yo me quedé, como dice ella, “a cuadros” preguntándome por qué me decía eso cuando rompió a reír a carcajadas.

–Eres única tía –dijo de pronto dándome un abrazo.

No entendía nada pero le devolví el abrazo. Intuí que probarme unos “Manolos” quizá debería haber constituido una especie de orgasmo para mí, al igual que lo había sido para Cris. No sé, supongo que yo soy así, una Miranda a la española.

3 comentarios:

  1. Hola, empecé a seguir tu blog a partir de que missmarbles lo recomendara y la verdad estoy enganchada, tendrías que actualizar más amenudo.Esto que te voy a preguntar es simple curiosidad, lo que escribes es inventado por ti o es tu vida?
    un beso

    ResponderEliminar
  2. Hola, lo que escribo es totalmente inventado, aunque uno no puede evitar introducir algunas experiencias o sensaciones propias cuando escribe... al menos yo. Ya se que tendria que actualizar mas a menudo, de momento me he comprometido a hacerlo una vez a la semana aunque mi idea es realizar mas entradas semanales cuando vuelva de un viaje en el que estoy (por eso me disculpo por la fatla de acentos) Muchas gracias por los animos!! Besos

    ResponderEliminar
  3. excelente!! nada que decir... gracias a Claudia te sigo, me encanta!!! cariños desde Chile!!!

    ResponderEliminar