viernes, 12 de febrero de 2010

14- Las chicas sólo quieren diversión

Hola! ante todo mil disculpas por haber abandonado la historia, no ha sido por voluntad propia, eso podéis creerlo! Bueno, aquí vamos de nuevo, a intentar cumplir con ir actualizando a menudo y esperando vuestros comentarios!

..............................................................................................................

La Samantha del grupo es Alex. Nuestra devoradora de hombres al principio se resistió mucho cuando Cris propuso que era, sin duda, la candidata ideal para representar a la más caliente de las chicas de la serie. Más aún, si cabe, ya que, aunque es licenciada en derecho, montó una empresa de comunicación y publicidad hace cinco años junto a Félix, su mejor amigo y diseñador gráfico.

-¡Pero si Samantha es un putón! –exclamó indignada nada más oír la proposición de Cristina- Además, yo doy más el perfil de Carrie, sin duda –dijo para rematar.

Cris no iba a ceder su puesto de Carrie ni aunque alguna de nosotras fuera la mismísima Sarah Jessica Parker, así que siguió insistiendo.

Desgraciadamente para Alex, el resto de miembros del Club estábamos también de acuerdo en que, si bien su profesión puede estar más cercana a la de una redactora de columnas, su carácter se asemeja muchísimo más al de nuestra querida “Sam”, el personaje más auténtico de la serie, bajo mi punto de vista.

-Venga Alex –le dijo Cristina tranquilamente- pero si sabes que es verdad… además, no es un putón, es una mujer sin ninguna inhibición que vive su sexualidad sin tapujos y con toda libertad. Pero si tú te partes cuando dice algo. Hasta una vez dijiste que estás de acuerdo con ella.

Al fin conseguimos que aceptara, pues no puede negarse que su vida sentimental es, podríamos decir, muy “ajetreada”. Incluso yo diría que, más que vida sentimental deberíamos llamarla “vida sexual”, porque esa parte de la vida de Alex de “sentimientos” tiene poco.

Nuestra Sam es muy guapa y divertida, así que los hombres nunca le faltan. Más bien se los tiene que quitar de encima e, incluso a veces, se los quitamos de encima el resto de nosotras. Como dice ella “hay demasiados tíos como para quedarse con uno”.

En ocasiones hace lo que llama “catas de hombres”, algo así como las catas de vino. Es divertidísimo verla coquetear y hablar con varios en una noche para luego dejarlos a todos con las ganas. A eso lo llama “cata” aunque lo que se dice catar no cata mucho… según ella los “prueba” sin tocarlos, lógicamente se está refiriendo a sus coeficientes intelectuales, capacidad de conversación, tiempo de reacción, sentido del humor… su conclusión final siempre es la misma “¿cuándo encontraré un hombre que hable sin mirar hacia el escote? Quizá el día que lo encuentre me enamore”.

Yo veo difícil que ese hombre exista ya que Alex le saca mucho partido a su estupendo escote. Puede que sea cierto, a lo mejor si algún día aparece uno así le entra, por lo menos, la curiosidad por él.

1 comentario:

  1. Acabo de descubrir el blog , y me acbo de leer todas las entradas. me encanta la historia es genial y me ha enganchado completamente
    estoy deseando leer la próxima
    un beso!

    ResponderEliminar