jueves, 1 de abril de 2010

19- El poder de la gravedad

Lucas me sujetaba fuertemente. Para contrarrestar mi peso había caído con una rodilla al suelo, uno de sus brazos me rodeaba la cintura y el otro pasaba por detrás de mi espalda mientras su mano descansaba sobre mi pecho… Bueno, decir descansaba es decirlo de forma suave pues, supongo que debido a los nervios de la situación, los dedos de “Ojos Rasgados” estrujaban mi delantera ligeramente… Sus ojos pasaron de la preocupación al reconocimiento para, finalmente, adoptar esa expresión pícara que ya empezaba a ser familiar, como si sus pupilar sonrieran.

Deduzco que entre la pose, las manchas de latte y el susto, yo debía estar todo menos sexy y atrayente.

Mantuvimos nuestras miradas unos segundos que me parecieron horas. Tuve que recordarme de nuevo que debía respirar, esa extraña manía de dejar de inspirar cuando él estaba cerca iba a terminar causándome un problem.

De pronto me di cuenta de que en el bar se había hecho el silencio y todo el mundo nos miraba. Acto seguido desviamos ambos la mirada hacia mi “delantera estrujada” que él soltó rápidamente. Yo no se lo tuve en cuenta, después de salvarme del ridículo, y de una buena caída, entiendo que el poder de la gravedad que tira para abajo puede ocasionar este tipo de incidentes, ¿no?

Las chicas se habían levantado de golpe y Cris apareció a nuestro lado para ayudarme a volver a posición vertical. Afortunadamente el murmullo del bar comenzó a oírse de nuevo, la gente había vuelto a sus conversaciones tras comprobar que no había ni sangre ni muertos.

Marina salió de detrás de la barra como una exhalación y con cara de gran preocupación empezó a tocarme como buscando algún hueso roto o algo así.

-¿Estás bien? –dijeron todas al unísono.

-¿Qué ha pasado? –preguntó Marina preocupada con los ojos muy abiertos.

-Sí, sí, estoy bien… no os preocupéis, yo… -logré balbucear.

-Ha sido culpa mía –aquella voz era como una inyección de anestesia paralizante-. Iba sin mirar.

-No, no, yo… me he levantado y he tropezado con algo…

-Con mi pie –dijo él con una sonrisa burlona, mostrando un zapato marcado claramente con una pisada. Creo que me puse roja al instante pues la cara empezó a quemarme.

-Te has puesto perdida. Y creo que tú, Lucas, un poco también –dijo Marina, mientras le pasaba la mano por la camisa en la que se podía ver una mancha marrón.

-No pasa nada, me tengo que cambiar igualmente –contestó él.

-Por favor –dije sin pensar- dámela y te la llevo al tinte. Acto seguido me di cuenta de la imposibilidad de que me la diera en ese momento y de que yo me fuera con la camisa en la mano y él a pecho descubierto.

-No digas tonterías, lo importante es que estés bien y que no te hayas hecho daño –ahora me miraba serio.

-Estoy perfectamente. Gracias, has evitado que acabara en el suelo.

De pronto esa sonrisa que ya conocía, esa que me desarmaba, le iluminó el rostro de nuevo.

-Hubiera sido interesante ver si te defiendes bien en este tipo de situaciones incómodas como caerse en medio de un bar –me miraba desafiante.

-Buff, me defiendo de cine, para empezar porque tengo un estilazo cayéndome –respondí con mi sonrisa más irónica.

-Buena respuesta –dijo asintiendo-. La próxima vez tendré que dejarte caer para comprobarlo.

-Lucas, deja a Paula en paz que después del susto lo que menos necesita es de tu sarcasmo –exclamó Marina mirándole seriamente.

De pronto una extraña sensación se apoderó de la boca de mi estómago. ¿Qué me estaba perdiendo? Para empezar, ¿de qué conocía Marina a Lucas? Desde luego le conocía bien, no cabía duda. La sensación no se me iba, era algo desagradable, de pronto me di cuenta, estaba realmente celosa.

13 comentarios:

  1. Uff cada vez se pone más interesante... :)

    ResponderEliminar
  2. hace poco conoci tu blog, me gusta leer las historias q pones ;)

    ResponderEliminar
  3. jajajajajajajajjaja celos ?????? ¡INTERESANTE!

    ResponderEliminar
  4. La he leido del tirón después de llegar aqui gracias a la recomendación de Miss Marbles.
    Deseando saber como sigue la cosa, yo apuesto por Javi que me gusta para la protagonista.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. por favor sigue rapido...!! ojos rasgados pareja de marina?? marina es la madre de ojos rasgados??jejeje sigue!!

    ResponderEliminar
  6. Lei en un blog que no estaba mal y en un ratito libre me puse a leer y no aparte la mirada de la pantalla hasta que lo termine!
    me encanta !!
    espero leer pronto la siguiente entrada
    un saludoo

    ResponderEliminar
  7. oooohhhhh please!!!!!
    necesitamos más!!!!!!!
    Marisa es la hermana de ojos rasgados????
    No puede ser que los guapos SIEMPRE tengan pareja!!!!
    Aunque para el blog tenga su morbillo...
    Es igual!!! Tú escribe que nos tienes en vilo!!!
    Besos

    ResponderEliminar
  8. me encanta la historia!! es preciosa!
    me acabo de hacer un blog y me encantaria que te pasaras! besos

    ResponderEliminar
  9. ooooh!
    me encantaa!
    lo he leído todo de un tirón ahora mismo...
    sigue, sigue, porfa;)

    ResponderEliminar
  10. más más.. necesitamos saber más... qué une a Marina y Lucas??????

    ResponderEliminar
  11. Yo opino igual que todos: queremos más, me encanta como escribes...enganchas. Es genial, felicidades

    Carol

    ResponderEliminar